Administración Comenzara a Arrestar Padres que Pagan por Contrabando Humano

Credit:rrodrickbeiler

(ENGLISH) La ejecución inmigratoria ha cambiado enfoque a padres que pagan por pasar sus hijos como contrabando.

La administración de Trump ha comenzado una nueva táctica para terminar con la inmigración ilegal, ahora arrestando padres sin autorización sospechosos de haber pagado para tener a sus hijos entrados al país como contrabando.

Cuando niños no acompañados son arrestados en la frontera – usualmente después de ser llevados ahí por contrabandistas – oficiales inmigratorios inician casos para su deportación, un proceso que podría tomas meses o años.

Dentro de ese tiempo, muchos de aquellos niños son colocados con padres o parientes quienes cruzaron más temprano para establecer una base en los Estados Unidos y ganar dinero para mandar a casa.

Hasta recientemente, aquellos adultos no habían sido prioridades para arresto, aun si estaban en el país ilegalmente.

Pero en febrero, el secretario de Seguridad Estatal de Trump, John F. Kelly, firmó un memo prometiendo penalizar a personas quienes pagaban a contrabandistas por traer sus hijos a los Estados Unidos, diciendo que la agencia tenía “una obligación de asegurar que aquellos quienes conspirar a violar nuestras leyes inmigratorias no lo hagan con impunidad.”

La semana pasada, Jennifer D. Elzea, la diputada secretaria de prensa pasa ICE, confirmó que arrestos habían comenzado.

En algunos casos, padres, u otros parientes quienes han tomado niños no autorizados podrían enfrentarse a cargos criminales por el contrabando de personas y posiblemente ir a prisión; en otros casos, ellos serán puestos en procedimientos de deportación junto a los niños.

La administración dijo que arrestos desalentarían a familias de poner a sus hijos en las manos de contrabandistas para viajes peligrosos por regiones controladas por carteles.

Aunque autoridades americanas han tratado por un largo tiempo a arrestar traficantes humanos, a veces conocidos como coyotes, ellos no han prestado mucha atención a parientes pagando los costos de contrabando, hasta ahora. Padres y otros “quienes hayan puestos sus hijos directamente en peligro encargándolos a organizaciones criminales violentas serán responsables,” Elzea dijo.

El esfuerzo creo criticismo inmediato por portavoces inmigratorios porque separaría familias, incluyendo varias quienes han huido de la violencia o pobreza.

También desalentaría a padres de reclamar custodia de sus hijos cuando lleguen a los Estados Unidos, los portavoces dijeron. Eso podría llevar a más niños siendo llevados a centros de detención inmigratorios juveniles, donde aquellos sin familiares en los Estados Unidos obstantemente son detenidos.